Archivo de la etiqueta: Canadá

Los nuevos comienzos de los buenos amigos

Lo dice: @claudics

Dama Naranja,técnica mixta por @dreampicker

Ilustración para un hermoso comienzo.

Ya les había contado, acá, que una de las patas de esta Silla Ecléctica cambió de código postal radicalmente buscando un nuevo futuro y mejores oportunidades para sus múltiples talentos, obviamente sin abandonar ni este blog ni nuestra amistad.

Gracias estos tiempos de interconexión y  a nuestro mejor amigo, el internet, las oportunidades pueden darse en cualquier parte del mundo y la gente inteligente encontrarán a aquellos que también lo son y que puedan aportarles algo muy bueno estén donde estén.

Este introducción es para contarles, amigos eclécticos, que nuestra compañera de aventuras @dreampicker ha empezado a colaborar como columnista en  La República, si, el popular y muy leído diario peruano, desde este martes 6 de diciembre y todos los martes que seguirán. Ella nos contó sus expectativas en esta nota de su blog personal y acá está el link de su primera columna sobre lo excitante de los comienzos y las primeras veces.

Demás está decir que estamos muy contentas y orgullosas y que esperamos que le vaya de lo mejor porque las capacidades y el empeño los tiene de sobra. Los invitamos a leerla, a seguirla y comentar en la web del diario. ¿Ven? Ya tienen un motivo más para leer prensa nacional. Y les aseguro que no se arrepentirán.

Soundtrack para este primera vez: Bobby Darin canta “This could be start of something big”

La Revolución Silenciosa

San juan

Calle central del Viejo Québec

Lo dice @dreampicker

Si hay un verdadero sueño americano, éste debe ser realizarse en Canadá. Desde mediados del siglo anterior, Québec vive cambios que han ido creando una sociedad de avanzada, se enfrenta a los nuevos retos que significan nuevas culturas y modos de vida. En éste post de presentación en la Silla Eclética, se sientan las bases para nuestras futuras colaboraciones, por cambio de locación. Ahí vamos.

cartier

Jacques Cartier

  Francia llegó poco tarde a la búsqueda de territorios colonizables en el nuevo
continente. Se podría decir que mucho interés no hubo, salvo el empeño de exploradores franceses que, motivados por la curiosidad y las pocas posibilidades de desarrollo en ultramar, buscaron en la zona norte del continente, lugares para establecerse. Así es como el primero en llegar, vraiment, es Jacques Cartier, a quien se le considera descubridor de Canadá, allá por 1535 (época en que, al sur, la ciudad de Lima Perú se iba fundando, sólo para ubicarnos) pero sin embargo, la ciudad de Québec es la segunda villa fundada (1604) teniendo en cuenta que la primera es Arcadia, ahora conocida como Nueva Escocia.

battle of Québec

Batalla de Québec (1690)

Si bien a los Luises (los reyes franceses) no le hacían mucho caso a sus territorios americanos, los ingleses sí que lo habían hecho y así fue como a finales del siglo XVIII, a causa de la Guerra de los Siete años, acosaron a quienes ya se habían establecido en toda la zona norte del continente, venciendo a los franceses en el año de 1760 y convirtiendo a la provincia de Québec en parte de las joyas de la corona Inglesa. Digamos que, en perspectiva, como (futuro) premio consuelo por perder las 13 colonias (el naciente EU) no era tal, pues ha resultado ser una zona rica en recursos fósiles y acuíferos, pero con un clima realmente dificil. Habría que recordar que Canadá está pegada al círculo polar nórdico y el verano dura poco.

Como sea, éste post sigue hablando de los Quebecos, contando que, tal cual dice Martín Romaña: “Nada más católico que un católico francés” y efectivamente, la influencia de la Iglesia Católica en la cultura e idiosincracia de la zona francesa fue, durante mucho tiempo, total. Además, es importante comentar que muchos irlandeses (católicos también) migraron en cantidades industriales (Québec fue la 2da gran zona de entrada al continente, sólo superado por NY), afianzando, pues, la devoción, costumbres y modos de vida relativos a aquella creencia. Es así que los mejores colegios, los primeros hospitales, las primeras universidades, fueron parte del apostolado de la Iglesia. Obviamente, los dogmas (y el riguroso clima) eran parte de la vida de los habitantes y por ello, los quebecos tenían fama de ser agricultores, leñadores y ganaderos herméticos, hogareños y muy católicos. Pero nada dura para siempre.

moneda antigua

Vieja moneda canadiense.

Desde inicios del siglo XX, los quebecos tuvieron en la cabeza, varias cosas: ¿Tenemos derecho a tomar las decisiones sobre nuestra propia comunidad? ¿Porqué la iglesia se ocupa de casi todo? ¿Quienes somos, de dónde venimos, a dónde vamos? ¿Cómo nos integramos con el resto de la comunidad Canadiense? ¿Cuál es la herencia de nuestros ancestros franceses,  indígenas y qué papel les damos ahora?

Y bueno, decidieron responderse las preguntas en el brinco, sin más gresca que la propia acción, en lo que se denominó la Revolución Silenciosa donde sus autoridades establecieron estrategias de desarrollo que no sólo influenciaron la parte legal sino que también la vida de los quebecos. La iglesia dejó de tener la primacía en las mente (y en los cuerpos), se recordaron los orígenes de la francofonía quebeca, se sintieron orgullosos de sus ancestros, su cultura y sus logros a través del tiempo (lo que les ha causado algunos problemas con el resto del país que les mira así como lo hacemos los limeños con los arequipeños), valoraron la herencia autóctona, incorporándola con respeto.

Aquella revolución cambió para siempre la vida de los quebecos, otorgándoles orgullo, fuera para hacer mejores cambios, convirtiéndoles en una sociedad de avanzada, donde la búsqueda de la felicidad no sólo consiste en lograr el bienestar económico, sino en saber disfrutar y compartir los logros con aquellos que menos tienen.

Hay mucho por descubrir por aquí; eso significan muchos posts para comentar y compartir. Nos leemos.