Archivo de la etiqueta: Mujeres

Rossana se va de viaje

Rossana Díaz

Rossana Díaz, cuando la entrevistamos aquí.

Lo dice dreampicker

A todos los que la conocemos,  nos ha alegrado lo sucedido:  Rossana Díaz ganó uno de los premios de Conacine, para la realización de su proyecto de años, Viaje a Tombuctú.

Desde aquí, sus fans incondicionales, le deseamos los parabienes y que el premio sea la ventana que le permita mostrar al mundo, su talento.

Cinencuentro lo cuenta aquí.

La Silla Eclectica la entrevistó aquí.
Su proyecto, lo encuentras aquí.

Madre Eterna

Lo dice Dreampicker

Sara García, madre eterna del cine mexicano.

Si hablamos de madres en el cine hispano, inmediatamente tendríamos que hablar de ella. Su carisma, su encantador aspecto bonachón escondía a una mujer decidida, de aquellas que le arrancan al destino el éxito, pese a los golpes del mismo. De entrada, fue la única hija de un matrimonio que tuvo 10 hijos que murieron infantes. Su mala suerte la hizo contraer una enfermedad contagiosa, que se llevó a la tumba a su propia madre. Su única propia hija murió a tierna edad. El amor no le fue conocido, pues su matrimonio duró lo suficiente como para darle aquella hija que se le fue…

Pero en el cine, floreció como rosa perfumada de larga vida. Fue la madre y luego la abuela eternas, aquellas mujeres de carácter abnegado y muchas veces fuerte, que sostenían al héroe o heroína que sufría los avatares de la historia; el sostén de varios hogares inolvidables, con maridos inolvidables, también. El más conocido de sus vástagos cinematográficos, nuestro papacito inmortal latino, Pedro Infante. Imposible no reír al verlos interactuar en Los Tres García, con el timming perfecto… Su marido ideal (cinematográficamente hablando y en nuestra opinión) Joaquín Pardavé, claro.

Ahí se queda la leyenda urbana (que no tiene nada de leyenda, porque es verdad), de la sacada de todos sus dientes por decisión propia, para un papel teatral; lo que en verdad se sabe es que nació a finales del siglo XIX y que en la mitad de la veintena, empezó a hacer cine mudo (En defensa propia – 1917) para no detenerse hasta el inicio de la década de los 80s, con su última película, Sexo vs .Sexo (1980). Prácticamente estuvo en casi todas las películas mexicanas producidas en todo ese tiempo. Con la venida de la televisión, su participación fue recordadísima por aquellos que pasan la cuarentena, como la abuelita adorable de la telenovela Mundo de Juguete; pero teniendo otras actuaciones en diversos programas, siendo su última novela, Viviana, aquella donde aparece una diva ya conocida los lectores, Lucía Méndez.

Como sea, la idea de este post es mostrar aquella figura maternal que marcó la vida de muchos latinos, porque fue la imagen mental que varios tuvimos de las abuelitas, de las mamás corajudas que -en verdad- existen y viven vidas reales alrededor de nosotros. Homenaje a ellas y a una estrella, que sigue viviendo en el écran electrónico del vídeo.

Sara García en IMDB

Sara García en Estrellas del Cine Mexicano

Los videos:

¿Porqué Nací Mujer? Película completa, en Youtube.

Entrevista a Sara García (primera parte)

Entrevista a Sara García (segunda parte)

Los tres García. Trailer oficial

Somos Cine. ¿Hacemos Cine?

Lo dicen @fatimatv y @dreampicker

Rossana Díaz es escritora y cineasta. En estas últimas épocas, directora de orquesta. Tuvo la deferencia de concedernos una entrevista, donde le preguntamos muchas cosas que nos intrigan sobre hacer cine en Perú, sobre la nominación de Claudia Llosa y muchas cosas más. También le preguntamos sobre su proyecto cinematográfico, Viaje a Tombuktú. Muy a su estilo, nos contó cosas interesantísimas y de paso, nos dejó pensando en lo que cuesta hacer un proyecto realidad. Presten mucha atención.

Si quieren saber más de Rossana Díaz, visiten su site, aquí. Tiene otro genial proyecto de difusión y apreciación cinemera, que se llama Ver o no Ver. Nosotras ya nos hicimos sus hinchas.

Nota de publicación: @dreampicker entrevista, pero @fatimatv estuvo de camarógrafa y de preguntona, también. No saben lo que ha costado levantar este video, pero lo vale. Estaremos intentando “embeberlo” or else. Cosas del wordpress temperamental…

Actualización: Nos linkea Cinencuentro y Gabriel Ruiz Ortega también habia hecho su tarea. Somos más.

“¡Voy a la Gloria!”

Lo dice: @dreampicker

http://commons.wikimedia.org/wiki/Isadora_Duncan

Isadora Duncan

Tremendo bailongo armó Celia Cruz cuando sacó una canción a Isadora Duncan, allá por los 70s, nos parece. El primer acercamiento para mucha gente, que se la pasaba preguntando quién era ella. Tal vez por ahí salió, más que la historia de su vida, la de su muerte: ahorcada por su propia mascada. Alguna renombrable picona dijo: “la afectación puede ser peligrosa”   y la verdad es que quien vive como le da la gana, no tiene nada de qué arrepentirse – y sobre todo- a nadie a quién rendirle cuentas por ello.

Duncan, que andaba contra la corriente, mandó al diablo al ballet clásico (y creó una escuela de danza), a las oleadas migratorias (todo el mundo venía a hacerse “la América” y ella fue a Europa), a las decentes costumbres de paternidad (fue una orgullosa madre soltera), a la manera como trataba a sus relaciones sentimentales y a su cuerpo (al parecer, era bisexual y con muchos amantes y demás “asuntos”) en los inicios del siglo XX. Creo que a nadie se le ocurriría decir hoy, que ella no representa uno de los pasos más fuertes de la mujer en el siglo que pasó, ni un espectacular ejemplo de conciencia femenina, en un mundo que se ilumina desde las sombras del siglo anterior…

Un siglo después, sigue siendo un ícono. Te la presentamos.

The Isadora Duncan Dance Company

Una buena Bio, aquí.

Una buena Galería de fotos, aquí.

¿Qué dice Wikipedia?

Isadora Danza.- Al parecer, el único registro fílmico que se conserva de ella, es éste.

Un documental.- Isadora Duncan. Duración: 54′ Bio y comentarios sobre Isadora y su obra. Algunas dramatizaciones. En Inglés y Francés. Google Video.

Celia Cruz canta la canción aludida, con la Fania All Stars. Entre los corales, Héctor Lavoe. De luxe.

Dama a la medida

Pygmalion, el drama de Sir George Bernard Shaw ha tenido una puesta en escena de la obra original, una en versión musical y dos versiones de cine, a cual más interesante que la otra. ¿qué tiene, que cautiva tanto? Tal vez la idea principal, de pulir un diamante, jugar a ser Dios. Tal vez sea el mostrar a una sociedad que ya no existe más. También es la excelente música, o las actuaciones inolvidables. Como sea, en ambas versiones cinematográficas, es una delicia observar una buena adaptación del teatro y encontrar la genialidad de un escritor que nunca se lo tomó simple. Te dejamos varios links. No dejes de verlos.

Si quieres leer la versión teatral original, chequea aquí.

Pygmalion (1938), con Leslie Howard y Wendy Hiller, en youtube. Leslie Howard se hace famoso un año después, por Lo que el viento se llevó.

My Fair lady (1964) con Rex Harrison y Audrey Herpburn , vía torrent. Julie Andrews canta como el cristal templado, para que Herpburn haga soñar a sus seguidores. Notable.

Corrección: En la versión de cine, hay una corrección, la voz corresponde a Marnie Nixon. En la versión teatral, es Julie Andrews, la cual puedes disfrutar, aqui (video).

Señoras de la pantalla

La telenovela, como género audiovisual televisivo tiene sus inicios en la década de los 60s. Tal vez tenga como antecedentes los teleteatros auspiciados por empresas que deseaban que sus nombres permanecieran durante mucho más tiempo en sus potenciales clientes. Lo probable es que los ratings de sintonía se disparasen en aquellos horarios y que las televisoras pensaran en la posibilidad de realizar productos visuales con mayor permanencia (si un auspiciador decidía dejar de anunciar, se terminaba), por un mayor tiempo.

Las primeras telenovelas datan del año 1966. Saltaron, del radio teatro al cine y a la tele. Sin embargo, las posibilidades de negocio se abrieron con la famosa Simplemente María (video). Imaginamos los ojos de cajas registradoras para los empresarios televisivos peruanos y mucho más, para la competencia, donde sacando cuentas, resultaba buena cosa producir una telenovela y venderla al resto de lugares de habla hispana.

Como sea, este post no es para hablar de la historia de ellas, sino de sus divas. Estableceremos aquí que lo son por unas buenas razones: 1) Por la cantidad de audiencia acumulada de sus actuaciones, 2) Por los papeles de significado trascendental (es un decir) dentro de la cultura popular, representados por ellas, 3) Por la fuerte personalidad, característica que las pinta de cuerpo entero: ellas son caprichosas, sufridas y triunfantes, al final.

Verónica Castro
Web Oficial

Lucía Mendez
Web Oficial

Thalía
Web Oficial

Por supuesto que consignamos a otras, inolvidables, también (links de video). Probablemente actúen mejor que las tres primeras. De hecho, muchas son absolutamente mejores, pero olvidadas para el resto de televidentes. Aquí nuestra lista.
Jacqueline Andere
Susana Dosamantes
Elena Rojo
Angelica Aragón
Victoria Ruffo
Maria Rubio
Barbara Mori
Ana Martin
Daniela Romo
Elvira Travesí
Soledad Silveira
Grecia Colmenares
Andrea del Boca
Sonia Braga
Gloria Pires
Susana Vieira
Betty Faría
Fernanda Montenegro
Regina Duarte
Natalia Oreiro

¿Quiénes son tus divas de las telenovelas?

Zombie Lady

Para estar acorde con otros blogs en los que la discusión zombie se ha puesto fashion, la Silla Ecléctica quiere poner su granito de arena, mostrando esta joya del gore sexy (vamos, estamos ensayando un nombre apropiado) de estas últimas décadas. De esta manera le hacemos un homenaje al género, a las table dancers, a Jenna Jameson y a los hombres ansiosos, a los cuales no les interesa que una esté viva o muerta, si no “que pueda”.

He aquí, una de las mejores escenas de la película “Zombie Strippers”

La historia va así: Un fallido experimento, escapa, cayendo en un night club. Para horror de la teleaudiencia, se almuerza primero a Jenna, quien logra tener un gran éxito como bailarina, sólo por su belleza corrompida (en el sentido más corporal de la palabra). Para susto de algunas y envidia de otras, la muertita empieza a ganar más dinero por ello. El dueño (Robert Englund, conocido por su papel de Freddy Krugger) ve que así gana más dinero y fomenta la propagación del asunto. Al final, todo el club se llena de zombies que tienen hambre, incluyendo a las bailarinas y aparece la caballería, para rescatar a los únicos vivos, atrincherados. En fin.

Lo más divertido: el table dance de las muertitas.

Lo más monse: el leiv motiv. ¿osea que estar zombie es mejor para el negocio? Puede ser.

Más sobre Jenna.

Una entrevista a Jenna, sobre su participación en la película. (video)

Site oficial

Billie al borde

Billie Holiday

Billie Holiday. Una voz que no cesa.

Se dice que el talento es 99.9 % esfuerzo y el resto, talento. A veces parece una frase hecha para aquellos que en verdad no tienen la pasta para conseguir algo por iluminación. Lo cierto es que, si ése 0,1% es brillante, el esfuerzo es un adefesio que sólo sirve para que no llegues tarde a dónde debes llegar. Todo fluye, ante el desconcierto de aquellos que se la pasan dándole al asunto, mientras a unos poquísimos elegidos les sale natural. Tal vez ese debió ser el pensamiento del pianista de “Pod’s and Jerry’s”, el bar donde ella buscaba trabajo como corista, quien le dijo a Billie: “Chica, eres fatal bailando pero, ¿a ver, qué tal cantas?” y se quedó asombrado ante el portentoso talento de esa chica flacucha y feucha. Nada de altos estudios, nada remilgos, harta, harta calle. Espontaneidad que eriza la piel y que es una mezcla de sensualidad y tristeza. La vida de Billie no fue fácil nunca. Violentada de pequeña, acusada de prostitución, sumida en drogas y alcohol; sólo en la música encontraba esa liberación que la convertía, siempre súbitamente, en un ángel doliente que conmovía (y aún lo hace) hasta las lágrimas. Pareciera que ella llevaba el dolor ancestral de una raza que no logra recuperarse de un pasado traumático; pareciera que, tal vez, hacía docencia a una posteridad que no podría olvidarla. Igual, la imitaron varias, y en ello, los primeros recuerdos de ella están ligados a unos dibujos animados en blanco y negro, con unos personajes que cantaban lloronamente, como ella. Descubrirla era más bien reencontrarla. Por mientras y para hacer creer que sigue ahí, cantando desde la eternidad, sentarse a escucharla a oscuras es todo un viaje y una obligación.

Billie en la Wiki

Billie Fotogalerías

Todo Billie en torrent

Billie, para muestra, basta un botón. Strange Fruit, una canción que despertó a muchos.

Lisa

Lisa Fonssagrives

Estilo. Punto.

Más empíricas, más naturales. Menos perfectas. Eran otras épocas, también. La industria de la moda se convertía en el fetiche de un grupo consumista. Las publicaciones semanales y mensuales empezaban, tímidamente, a tener columnistas especializados. Hasta el mismo Haya de la Torre comentaba sobre moda, en una de ellas. De ahí a que las maniquíes dejaran de ser anónimas, estaba a un paso. Lisa Fonssagrives (1911- 1992) fue una de las primeras.

Nada más hay que contemplar cada portada de Vouge en la que participó. La revista no suele poner más de algunas contadas veces a la misma modelo, salvo a ella. Revisa su cuello de cisne, en posición imposible. Observa su estilizado perfil. Sólo Lisa puede coordinar en una sola imagen la idea de que la ropa y la actitud lo son todo. 50 & 50. Reina y señora absoluta del estilo, tiene un largo reinado (desde los 30′s hasta los 50s) y provocó las más febriles fantasías fotográficas de su marido, Irving Penn y últimamente, una de las últimas colecciones de Galliano. ¿Era sólo estilo o el reflejo de una vida interior signada por la creatividad? Lisa era artista y escultora, también. Pero lo que más la pinta es una de sus declaraciones: “It is always the dress, it is never, never the girl. I’m just a good clothes hanger.” (Es siempre el vestido, nunca, nunca la chica. Sólo soy un buen perchero”) demasiada modestia para alguien que hacía que todo luciera espectacular.

Tanto qué aprender de ella, mis queridas aspirantes. Incluso a las que ya son consagradas, por tirar teléfonos.

Más, en Wikipedia

Una Galería de fotos

Otra Galería

Las sillas geniales

sillas

Un lugar para conversar, alternar, conocer.

Vincent Van Gogh es el pintor favorito de un gran porcentaje de artistas plásticos quienes lo tienen en la más alta estima, debido a su aporte a la pintura moderna, por su brillante tratamiento del color y texturas y los temas que desarrolló. Además del notorio ejemplo de vocación que significa que a pesar de la vida atormentada y de sufrimiento que tuvo, siempre lindante con la pobreza y la locura, desarrolló una de las más grandes obras de la pintura universal.

Debido a que carecía de formación formal y que no pintaba al estilo clásico del Salón de Paris, sus maestros le dijeron que no podría ser artista porque no sabía ni pintar ni dibujar (Si esos maestros vivieran ahora…) Probablemente el hecho de ser autodidacta fue lo que le dio la oportunidad de crear su propio estilo y técnica, sin preconcepciones teóricas ni estéticas. Hecho que él mismo manifestó en la larga correspondencia epistolar que mantuvo con su hermano y mecenas Theo, la relación personal más profunda en su vida. (Si lo prefieren hay una película sobre el tema con Tim Roth como Van Gogh y dirigida por Robert Altman)

Entre sus muchos cuadros celebérrimos figuran dos que han sido muy estudiados y comparados desde diferentes disciplinas, incluido el humilde ensayo de mis épocas de estudiante universitaria que fue calificado con nota 20, gracias por supuesto a la genialidad de Van Gogh. Se trata de las sillas, la silla de Van Gogh, hoy en la National Gallery de Londres y  la silla de Paul Gauguin, exhibida en el Museo Van Gogh de Amsterdam.

Después de una larga espera y preparación, en octubre de 1888 se concreta la llegada de Gauguin a Arles donde según su utópico proyecto, iniciarían una colonia de artistas en la casa amarilla. Con ese objeto pintó varios cuadros de girasoles para decorar el lugar y compró muebles, entre ellos sillas para ambos, sin embargo la convivencia de pocos meses no fue todo lo maravillosa que había esperado y en un rapto de inspiración, a manera de catarsis y de expiar los demonios de esa amistad tormentosa, pintó ambos cuadros donde transmite de manera muy intensa sus enormes diferencias de carácter, personalidad y manera de afrontar la vida.

Van Gogh pensaba que un objeto, propiedad de alguien, reflejaba la personalidad y detalles del dueño y que a través de plasmar en tela el objeto se hacía un retrato de esa persona. La silla de Gauguin es cómoda, mullida, con brazos. Sus colores son intensos y sombríos, rojos y verdes brillantes, iluminados por la luz artificial de una vela y un lamparín. Sobre ella hay un par de libros  y está colocada sobre una alfombra con diseños florales. Es una silla nocturna. De hecho demuestra la personalidad fuerte, egoista y egocéntrica de Gauguin así como su sensualidad y exotismo. La silla de Van Gogh es simple, tosca y diurna por sus colores claros y terrosos y su luz natural. Una maltratada silla de cocina hecha de madera burda y paja amarilla sobre la cuál se observa un papel arrugado, una pipa y tabaco, que Van Gogh fumaba porque Charles Dickens lo recomienda como cura para la melancolía. En esta pintura se refleja su naturaleza solitaria y triste, su personalidad agresiva y culposa y su dura vida, la cual el mismo terminaría unos meses después, el 29 de julio de 1890 para ser más exactos.

Al igual que Vincent y Paul, cada persona tiene la silla que la vida le ha deparado o la que ha escogido para si. Somos como la silla que nos gusta y usamos la que más nos acomoda. Esta puede ser minimalista, barroca, moderna, clásica, funcional, complicada, fea, estilizada, incómoda, dura. No importa, es tu silla; así que úsala y disfrútala… aunque tal vez la silla de tu vecino te parezca mejor. Pero no hay nada peor que no te ofrezcan una silla para sentarte cuando llegas a un lugar, es una simple cortesía porque una silla te invita a descansar, a estar cómodo, aunque sea en los pasadizos del poder judicial.

Alrededor de humildes bancos de madera se puede armar la tertulia más animada e intelectual, en sofás de diseñador se puede compartir la más grande amistad y en pomposas poltronas estilo Luis XV podemos contar los más terribles secretos. La idea es compartir y estar cómodos.

Si te gusta, pasa y siéntate, estás invitado.

Algo más porque Van Gogh es para verlo.