Archivo de la etiqueta: Teatro

Qué buena que está la Jarana !!

Lo dice: fatimatv

Los peruanos somos inmortales.
Aunque pasen los años, nosotros no vamos a morir

Primero que nada, quisiera pedir sinceras disculpas a nuestros lectores por el tiempo en que no hemos actualizado el blog. Podríamos inventarnos mil pretextos, que mucho trabajo, que problemas familiares, que el volcán Eyjafjalla, etc. No hay excusa que valga y prometemos que no volverá a ocurrir.

En esta oportunidad les traemos algo sobre teatro. Creo que muchos de nosotros, por más amantes del teatro que seamos, estamos ya aburridos de los clásicos de siempre como Hamlet, Calderón de la Barca, Shakespeare, etc; o de adaptaciones de obras con rotundo éxito en carteleras de Buenos Aires (ejemplo Días Contados) o Broadway (ejemplo Cabaret).  Por qué no apostar por un teatro nacional, propio, que toque temas con los cuales nos podamos sentir identificados como peruanos, ya sea a través de tradiciones o historias contemporáneas. Las últimas obras de teatro que vi en esta línea fueron Ña Catita dirigida por Alberto Isola en la Plaza Isil y Respira dirigida por Roberto Angeles en el Teatro Británico.

Es así que cuando leí que el Teatro Británico iba a estrenar una obra cuya idea central era llevar una jarana criolla al escenario, con su caja de chelas al costado, la picardía del baile y el verbo criollo bien old school, músicos y bailarines en escena, me dije tengo que verla de todos maneras.

Esta pieza que cautivará a los criollos de corazón, a los jóvenes que como yo se criaron escuchando música criolla con su madre o abuela, o a cualquiera que sepa apreciar la buena música y el teatro,  ha sido concebida por el gran Nicolás Yerovi y llevada a las tablas  por Carlos Tolentino, desde el 24 de abril hasta el 14 de junio.

Se trata de una comedia criolla donde resaltan la música nacional en vivo con todas las de la ley -cajón, guitarra y sentimiento-, los referentes a la cultura popular de la clase medio de barrios altos , y actuaciones llenas de alegría y vitalidad, entre otros  elementos que capturarán al público y le permitirá sentirse parte de los invitados a esta celebración con mucho sabor peruano, que se desarrolla en la azotea de un viejo solar. El tema central del argumento es el recuerdo de la extravagante historia de la familia a lo largo de varias generaciones. Junto a su nieta, Tata (el abuelo) evoca los sueños que durante su juventud le permitían sentirse libre, asociados con su gran amor por la música criolla. Cada situación especial o conflicto familiar es resuelto al son de una marina, un tondero, vals o polka.

La productora musical Susana Roca Rey ha escogido un repertorio de 17 canciones que forman parte de este musical en el que no faltan el vals, la polka, la marinera y el tondero, y los pregones. Si te gusta la selección musical puedes comprar el cd con la banda sonora de la obra a un módico precio.

Actúan: Ismael Contreras, Haydée Cáceres, Natalia Montoya, Óscar Carrillo, Ebelin Ortiz, Paco Varela, Fernando Pasco, Katherina D’Onofrio y Danna Ben Haim.

Elenco musical: Willy Terry, Lucy Avilés, Milagros Guerrero, Eduardo Abán “Papeo”, Carlos Castillo, Mario Cuba, Mario Agüero y Alonso Salas.

Lugar: Teatro Británico (Jr. Bellavista 527/Malecón Balta 740, Miraflores)
Entrada general S/.30.00. Estudiantes y jubilados S/.15.00
Lunes populares S/.25.00. Estudiantes y jubilados S/.15.00
Finalmente los dejo con una de las canciones de la banda sonora de la obra:
La Picantera

Y que saquen la chelas!!!

Don Juan regresa de la guerra

La guerra

Si por estos dias te provoca ir al teatro, en la Silla Ecléctica te damos una opción a tener en cuenta. Se trata de  “Don Juan regresa de la guerra”, un proyecto de danza teatro  basado en la obra escrita por el austríaco Ödön von Horváth, que inició temporada el 25 de setiembre y va hasta el 14 de diciembre en el Centro Cultural la de PUCP.

La puesta es dirigida por Jorge Guerra y tiene como referente al personaje de Don Juan. Sí, el personaje arquetipo del mujeriego, recurrente en la literatura española y europea en general, creado por Tirso de Molina. El Don Juan que nos muestra esta obra es un antihéroe encarnado en un soldado mermado física y moralmente, que milagrosamente regresa vivo de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), ganándole la batalla a diversas enfermedades y pestes. Durante su estadía en las trincheras, Don Juan se aferró al amor de una novia, a quién abandonó antes de enrolarse, escribiéndole cartas de amor incesantemente. Terminada su misión, vuelve buscando al amor perdido, teniendo que luchar en ese tránsido, con  los demonios y culpas que lo atormentan, todos ellos encarnados en mujeres.

Don Juan (interpretado por Sergio Llusera y Franklin Dávalos) narra su propia historia a dos tiempos, guerra y postguerra, sin dejar de ser una historia argumentalmente  lineal. Esto, creo yo, genera por momentos confusión en el público, pero con el trascurrir de la acción se va captando la convención. Los personajes femeninos tienen un rol importantísimo en esta obra y en la figura de Don Juan en la literatura. Todas son merecededoras del amor de este hombre, pero a la vez lo atormentan. “Las mujeres” son interpretadas por un elenco bastante consistente: Alejandra Guerra, Kareen Spano, Denise Arregui, Sarah Davida, Lita Baluarte y Lisette Gutiérrez. Ojo con Alejandra Guerra (la Toni Collette peruana), porque para mi humilde opinión es hoy por hoy una de las mejores actrices jóvenes de teatro en el Perú.

La puesta en escena es bastante arriesgada por varias razones. Primero, porque utiliza distintas expresiones artísticas para narrar la vida y desvaríos de Don Juan, canto, danza moderna, video y actuación. Segundo, tratando de ser fiel a la obra original, ha buscado imprimir en los personaje, maquillaje, escenografía y vestuario, características del expresionismo alemán, marcado por colores violentos, soledad, miseria y la muestra de un mundo interior que no se condice con la realidad. Y tercero, por el riesgo de apostar por una historia  que no respeta los parámetros espacio tiempo.

Si bien es una obra difícil de asimilar, si no le temes a propuestas arriesgadas y fuera de lo convencional, creo que vale la pena verla por la apuesta artística que ha implicado el montaje.