La Escuela Democrática: Quien eres importa más que lo que sabes


Lo dice: Isabella X.

Se dice que los padres de Jorge Luis Borges no querían enviarlo a la escuela y el pretexto fue el temor a que se contagie de escarlatina, pero todos sabían que en realidad no lo enviaban por temor a que lo mal formasen los maestros. El mismo Borges bromeaba sobre el tema diciendo que en aquel Marzo, la escuela había interrumpido su educación.

Cuando caminas entre los escolares uniformados con muy mal gusto, muchas veces con boinas, escarpines, galones, como vieja herencia militar, que se forman durante los desfiles escolares, entonces piensas cuál es realmente el criterio de quienes los pretenden educar y si bajo esas condiciones entregarás a tu hijo a una escuela donde será sometido a muchas ideas erróneas sobre disciplina, conocimiento y talento.

De tiempo en tiempo han aparecido educadores considerados locos por muchos, con ideas revolucionarias sobre lo que realmente debería ser la enseñanza: Alexander Neill (fundador de la escuela Summerhill), Rudolf Steiner (creador de la pedagogía Waldorf), María Montessori, Loris Malaguzzi (inspirador de las escuelas Reggio Emilia) y entre los locales Constantino Carlvallo.

Escuela Summerhill

Estos educadores postulan la idea de una escuela como organismo vivo, lugar de debate,  intercambio, investigación, trabajo y autoconocimiento. Un lugar donde un niño crece feliz y en libertad, pero no en libertinaje. Sabiendo que es más importante el bienestar emocional de los niños que los logros académicos.

Entonces comprendemos por qué Alexander Neill (Escocia, 1883-1917), quien trabajaba como maestro sustituto en una clásica escuela británica, horrorizado ante el sistema tradicional que incluía castigos corporales, decidió fundar “Summerhill”, con la idea de que lo que educa no es el aula, sino todo el ambiente en que se desenvuelve el alumno . Para Neil, el niño debería tener derecho a vivir su propia vida, no la vida que los padres piensan que debe tener o la que los profesores piensan que debe ser, ya que la educación tradicional solo había logrado engendrar una generación de autómatas.

Neill siempre pensó que el niño es bueno por naturaleza y no al contrario.

Aquí hay algunas claves para entender sus ideas:

“1. La mayor parte del trabajo escolar que hacen los adolescentes es perder el tiempo, la energía y la paciencia. Roban a la juventud el derecho de jugar, jugar y jugar. Desconocemos la cantidad de espíritu creador que se pierde en las aulas a causa de la importancia otorgada a los estudios.

2. En las escuelas hay estudiantes indiferentes y que a fuerza de disciplina y con dificultades pasan a los estudios universitarios, para llegar a ser profesores sin imaginación, médicos mediocres, que podrían haber sido buenos mecánicos.

3. La educación superior y los grados universitarios no sirven de gran cosa en la lucha de los males de la sociedad. No hay ninguna diferencia entre un neurótico instruido y otro ignorante.

4. En todos los países capitalistas, comunistas o socialistas, se construyen escuelas complejas para educar a los niños. Todos estos edificios no tienen ningún sentido porque no ayudan a los niños y adolescentes a vencer males emocionales y sociales engendrados por la presión que ponen los padres y profesores”.

Se diga lo que se diga, los padres siempre buscarán una escuela para sus hijos acordes a su estilo de vida y su simpleza o complejidad y pocos harán un alto y pensarán si el colegio que han elegido es realmente lo mejor para él. Lo bueno es que existen otras alternativas y hay gente dispuesta a ponerlas en práctica.

Vean este video que explica más sobre Summerhill, realizado por estudiantes de primero de Magisterio de Lengua Extranjera de la Universidad de Málaga:

“No hemos de preguntarnos qué necesita saber y conocer el hombre para mantener el orden social establecido; sino: ¿qué potencial hay en el ser humano y qué puede desarrollarse en él?. Así será posible aportar al orden social nuevas fuerzas procedentes de las jóvenes generaciones” – Rudolf Steiner


3 Respuestas a “La Escuela Democrática: Quien eres importa más que lo que sabes

  1. Pingback: Tweets that mention La Escuela Democrática: Quien eres importa más que lo que sabes « Silla Ecléctica -- Topsy.com

  2. Quizás dentro de poco las herramientas que la sociedad de la información desarrolle permita que “aulas sin muros” y así evitar visiones tan parcializadas de una escuela represora y coactiva contra la creatividad y la libertad de los chicos.

  3. No hay creatividad sin conocimientos ,la simple observacion es limitada, necesitas conocer,leer,saber,investigar para crecer,si un niño esta tumbado horas sin hacer nada no veo donde pueda desarrolarse.Quien eres importa mas de lo que sabes,absolutamente de acuerdo,pero mucho mas relevante seria SER y SABER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s